REGRESAR
Torreón / Salud

Caricias clandestinas: El auge de la prostitución masculina


Durante el día la Plaza de Armas de Torreón, alberga familias enteras que salen a pasear, estudiantes que antes de ir a casa pasan un rato entre amigos, pero sobre todo, personas de la tercera edad que eligieron este lugar como su espacio de recreación. 

Sin embargo, hay otro tipo de personas que pudieran pasar inadvertidas, parecieran no estar ahí, pero forman parte también de escenario, los sexoservidores.

Para los transeúntes distraídos no es fácil identificarlos, pues estos individuos logran mezclarse de manera homogénea con todas las personas, pero bajo sus miradas ingenuas, hay otras que parecieran códigos, códigos que lanzan de manera estratégica a sus posibles presas.




Acudimos por tres días seguidos al epicentro de nuestra ciudad para realizar esta investigación periodística, con la única finalidad de exponer una realidad que cada día toma más impulso, la prostitución masculina. 



El modus operandi de estas personas es fácil de detectar, se se pone atención, ellos saben identificar a la presa de una manera fácil, comienzan con miradas fijas y acosadoras, después viene un toqueteo en sus partes íntimas, si la otra parte responde con una mirada fija, el siguiente paso es abordar y negociar el acto sexual.


El común denominador de todos estos prestadores de servicio son hombres casados y muchas de las ocasiones con hijos,  dicen haber iniciado por la falta de oportunidades en otros trabajos.



La comunidad gay su principal clientela los ha bautizado como "mayates" o "chichifos".




Esta práctica pareciera no influir en la vida del resto de las personas que no la llevan a cabo, sin embargo las enfermedades de transmisión sexual son un problema de salud pública, que de no tener un control, las consecuencias podrían ser fatídicas.



César del Bosque, jefe de la jurisdicción sanitaria No. 06, indicó que los que más transmiten el VIH / Sida son los sexoservidores, justifica lo emitido con las estadísticas que registra el centro epidemiológico de esa dependencia: "Las enfermedades transmisibles de los sexoservidores, tenemos 6 casos nuevos de VIH en lo que va del 2019, el año pasado 12 casos en total y atendimos dentro del hadia de Planificación Familiar (PF) 253 hombres y 52 mujeres" explicó. 




La dependencia encargada de llevar un control sanitario de las personas que se dedican al comercio del sexo, es Salud Pública Municipal, sin embargo, su titular Manuel Acuña, explicó que no hay un control total debido a que estamos hablando de una práctica ilegal: "Salud municipal expide controles sanitarios pero estamos hablando de un número relativo porque solo son los recurrentes, las personas que verdaderamente están interesados en cuidar su salud y son 400 las que asisten" comentó. 



Pero el desinterés de los sexoservidores de no llevar un registro sanitario, no es la única problemática que enfrenta Salud Municipal, pues el oficio más antiguo del mundo, junto con el paso del tiempo ha tenido que evolucionar, ahora, esta actividad ha saturado las redes sociales y los servicios pactados en línea.



La prostitución masculina ha encontrado en internet una herramienta perfecta para ofrecer sus servicios sexuales a un público más amplio y con mayor poder adquisitivo, dónde un servicio podría podría llegar a costar hasta dos mil quinientos pesos.



En estas páginas webs se detallan sin ningún tipo de reparo las características que podrán encontrar los consumidores.  








En estas páginas encontramos a Juan, quien tiene 3 años ofreciendo servicios sexuales en un periódico virtual de Ciudad Juárez Chihuahua, lugar donde actualmente radica con su esposa, quien además conoce la práctica a la que se dedica y lo apoya totalmente.



Justamente el trabajo de juan fue quien los llevó a tomar la decisión de radicar lejos de las familias de ambos, para mantenerlos ajenos a esta situación que solo le compete a ambos.  




 "Pues si como te digo, aquí en la laguna la gente es muy asustada con respecto a estas profesiones pero el y yo somos felices,  pues es un trabajo normal como si fuera una mujer  una prostituta pero en su caso pues es hombre" explicó Mary, esposa de Juan. 



Juan cuenta que empezó este oficio por gusto y actualmente lo sigue realizando con el mismo interés, pues dice que a pesar de que se le han presentado oportunidades de tener otro tipo de empleo, el prefiere lo fácil. 



Mientras que David, explicó que pronto espera dejar su oficio para realizar una carrera y realizarse como profesionista. 



A estas maneras de prostitución se suma una más, a través de una aplicación de encuentros gay, GRINDER. Una plataforma que fue diseñada para contactar personas homosexuales dentro de un radio con menos de 25 km a la redonda en su versión básica, ahora es un sitio nuevo para aquellos que se dedican a vender su cuerpo.  



Incluso hombres que dicen ser heterosexuales, usan esta aplicación para abarcar otro tipo de clientes. 



Lo que convierte a la actividad en un círculo sin inicio ni final, actividad respetada por muchos y criticada por otros.   












NOTICIAS DESTACADAS DE HOY



DEJA UN COMENTARIO




Configura tu ciudad para ver
NOTICIAS RELEVANTES PARA TI

Al seleccionar la ciudad, aceptas que este sitio web puede utilizar cookies para mejorar tu experiencia.