Buscar
15 de Julio del 2024

Denuncia

La tragedia minera: Sin justicia y seguridad

Tragedia Minera: Falta de Seguridad y Desamparo.

La minería del carbón en México sigue siendo escenario de dolor y desesperación. En Sabinas, una madre llora por su hijo atrapado en una mina. "Que mi hijo está abajo todavía atrapado...", lamenta en un video compartido en redes sociales. Otra mujer, visiblemente angustiada, declara: "No nos han dicho nada, no ha salido nadie a darnos información", evidenciando la falta de comunicación y apoyo a los familiares.

Desde la tragedia en la mina Pasta de Conchos en 2006, que dejó más de 122 muertos, las minas de carbón han seguido cobrando vidas sin que haya responsables en la cárcel. Las autoridades locales y la Secretaría del Trabajo parecen hacer caso omiso a estas situaciones.

Francisco Rodríguez, periodista de investigación, comenta sobre las condiciones precarias en las que operan estas minas: "Como son obras mineras artesanales, no se cumple con lo más elemental de cuestiones de seguridad". La Norma Oficial Mexicana 023 estipula que para la minería subterránea se deben realizar y actualizar constantemente estudios geotécnicos, geológicos e hidrológicos, pero la realidad dista de este requerimiento.

En el caso de los trabajadores atrapados en Sabinas, aunque todos contaban con seguridad social, la itinerancia en el trabajo dentro de los pocitos hace que muchos mineros no gocen de este derecho. Rodríguez añade: "Ayer daba una información el Instituto Mexicano del Seguro Social donde aseguraba que sí estaban registrados, que sí estaban afiliados, pero la realidad es que la actividad minera, en general, la población de trabajadores mineros, no todos están afiliados".

Entre 2006 y 2017, en Coahuila, de los mineros fallecidos, 58 no tenían seguridad social, 45 sí estaban afiliados al IMSS y de 13 no se obtuvo información, revelando que la mayoría de las víctimas mortales no contaban con protección laboral.

Además, la Ley Federal de Derechos señala que los titulares de concesiones mineras deben pagar una tarifa mínima por hectárea durante los primeros años de explotación, la cual va aumentando gradualmente. Durante el primer y segundo año de vigencia de la concesión, el pago es de $6.77 por hectárea, incrementándose a $10.11 en el tercer y cuarto año, y llegando a $148.06 a partir del undécimo año.

Los incidentes en Sabinas, Múzquiz y Pasta de Conchos reflejan un sistema ineficaz, una Secretaría del Trabajo permisiva y un desamparo total hacia los trabajadores mineros. Las tragedias en la minería del carbón parecen ser un ciclo interminable, y sin medidas adecuadas, una nueva catástrofe es inminente.





Noticias Similares



Noticias Destacadas



Más de Meganoticias