Buscar
06 de Febrero del 2023
App MegaNoticias Android App MegaNoticias iOS

Aumento en la demanda de seguridad privada



  • Para muchos ciudadanos es imposible distinguir entre delincuentes y escoltas

  • El aumento de violencia en México demanda mayores servicios de seguridad privada 


Por: Leonardo Ferrera

Denuncia ciudadana, ¡Meta la pistola!... ¡Anda armado!... ¡Ay Dios!... ¡No! (se oye disparo).  ¡ayyy!"


Ante el aumento de violencia en México la demanda de protección es mayor. Miles de escoltas y empresas de seguridad privada operan sin un padrón confiable.
El marco jurídico es deficiente, las leyes no se aplican o se contradicen.

Francisco Avelar, presidente de la Unión Nacional de Empresas Seguridad Privada, "estamos viendo que los vacíos que existen en los actuales reglamentos y legislaciones que nos aplican se han quedado atrás".


En 2006 se creó la Ley de Seguridad Privada, a fin de regular la prestación de servicios de escoltas o guardias de seguridad en el país. A pesar de la norma, en los estados existen diferencias en su cumplimiento.

En 2010 la CDMX firmó un acuerdo para que los vehículos de escoltas tuvieran leyendas y placas especiales. No todos lo cumplen. 

Los ciudadanos se quejan, "¡estos no parecen escoltas, parecen dueños de la avenida, bloqueando todo, aventándose, son 5 vehículos!".

Según datos de la Secretaría de Gobernación, de 2005 a 2015 crecieron 600% las empresas de seguridad privada, al pasar de 173 a Mil 103. Mientras que los guardias pasaron de 419 a 73 mil, lo que representa un incremento de 17 mil%.

De acuerdo a la Comisión Nacional de Seguridad, actualmente existen 4 mil empresas reconocidas de seguridad privada, contra 8 mil irregulares y 480 mil guardias, de los cuales muchos portan armas sin permiso.

"Hecha en Suiza, tiene su cargador, es una arma semiautomática -¿A ver puedo grabar las balas? Ok".

Corporaciones como: Policía Bancaria Industrial o Policía Auxiliar brindan servicio de escoltas privados en la CDMX.  La Guardia Nacional, también resguarda funcionarios federales, como al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, a pesar de que las atribuciones de esta institución no contempla brindar protección a servidores públicos.

El personal que resguarda al Presidente cuesta al erario $800 mil pesos mensuales. Se trata de 15 elementos con un sueldo de $46 mil pesos; excepto el Jefe de Ayudantía, Daniel Asaf, con un salario de $155 mil pesos.

De acuerdo con información del Grupo Guacamaya, Asaf Manjarez, estuvo bajo la lupa del Ejército por supuestos actos de corrupción.

Juan Antonio Arámbula,  experto en seguridad privada, "En el tema de los escoltas o de los guardias de seguridad personal no queremos a los improvisados, no queremos a los prepotentes". 

Agresión, intimidación, amenaza y violencia.  Mientras no existan leyes claras o castigos que se cumplan, para muchos ciudadanos es imposible distinguir entre delincuentes y escoltas.


























Noticias Similares

Ver Más+


Más de Seguridad

Ver Más+