Buscar
18 de Julio del 2024

Progs. Sociales

Vales por votos, programas añejos

  • Los programas sociales implican una enorme carga emocional
  • Los apoyos sociales se transforman en programas clientelares
Por: Andrés Solis
María Félix Peñalosa, beneficiaria, "así como están las cosas, lo que debieran de hacer mejor es generar trabajos, ¿por qué?, porque así la gente nomás está esperando a estirar la mano y listo".
Los programas sociales no son un logro de este gobierno, son de hecho herencia de los gobiernos neoliberales desde la administración de Carlos Salinas de Gortari, que intentaron ordenar y usar políticamente estas ayudas y transferencias directas.
Para especialistas, el uso político de los programas de apoyo social ha sido la constante en los últimos 36 años.
Aldo Muñoz, académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMEX), explica, "¿pero qué pasa con los programas sociales que entregan dinero en efectivo? Esos se crean en el gobierno del presidente Carlos Salinas y toman una forma más ordenada en el gobierno de Ernesto Zedillo".
Para Saúl Arellano, investigador del Programa Universitario de Estudios para el Desarrollo UNAM, "en los últimos 30 años hemos tenido cuatro visiones de lo social, las cuáles se han sucedido una tras otra y evidentemente no ha habido tiempo de valorar si efectivamente la política pública ha sido eficaz".
"Sí, me dijeron que aplique para un invernadero, pero quién sabe, me dijeron que hasta pasando las elecciones", indica Enrique Trujillo, campesino mexicano.
Por casi cuatro décadas, millones de personas han recibido algún beneficio social que buscaba abatir la desigualdad por un lado, pero por otro, ha provocado condiciones emocionales a favor del gobierno, sin importar su origen partidista.
"Los gobiernos del PAN y del PRI en el siglo 20 no creían en la organización social, no creían en la participación comunitaria, no creyeron en estos mecanismos y diseñaron una política individualizada a través de estas transferencias condicionadas el gran cambio con López Obrador es su pretensión de universalizarlos y de quitarles el condicionamiento", señala Saúl Arellano.
Mientras que Aldo Muñoz, dice "y esto hace que el programa adquiera un carácter terriblemente psicológico, terriblemente afectivo, independientemente de que sirva con propósitos clientelares o de que se le asuman propósitos clientelares".





Noticias Similares



Noticias Destacadas



Más de Meganoticias