Buscar
30 de Noviembre del 2022
App MegaNoticias Android App MegaNoticias iOS

Detrás de migrantes hay madres que desconocen dónde están

Por: Deric Vaquera Villanueva
Torreón
07-07-2022

Desde hace años, Coahuila se ha convertido en la principal ruta de personas migrantes que desean alcanzar el sueño americano, cruzando la frontera por los municipios de Acuña y Piedras Negras. En lo que va del año más de cuatro mil personas que provienen de Cuba, Venezuela, Honduras, El Salvador, y estados del sur del país ha llegado a Coahuila. Son migrantes que la mayoría de los ciudadanos vemos en las calles pidiendo dinero para comer o para seguir su camino hacia el norte.


Pero más allá de cubrir sus necesidades básicas, muchos de ellos también buscan la manera de comunicarse con sus familiares ya sea en sus países de origen o en donde los esperan en Estados Unidos, son personas que llevan semanas y meses caminando, transportándose en ferrocarril o de cualquier otro modo sin reportarse con sus seres queridos y que algunos han tenido la oportunidad de ser ayudados por madres de personas desaparecidas.


"Yo te quiero ayudar porque yo estoy pasando la situación de un desaparecido. Entonces no sé cómo esté tu mamá en tu país si está pensado que estas desaparecido."


Quienes mejor que ellas saben de la angustia de no poder localizar a un hijo. Quienes mejor que ellas, saben de la impunidad que permea en las instituciones de procuración de justicia en nuestro país y han emprendido por su cuenta la búsqueda de sus familiares, comprobando que sin importar el estatus legal de cualquier persona que viaja por el país puede caer en las garras de la delincuencia o en manos de autoridades que los presentan como responsables de delitos que nunca cometieron.


"Creo que fue en Jalisco donde encontramos una persona de Durango, estaba registrada con otro nombre en el Cereso y él decía ya tengo aquí tres años, no he podido contactarme con mi familia."


Por eso Ana Luisa Romo, quien busca a su hijo desaparecido desde hace 12 años, no duda en ayudar a un migrante en la calle y llama a la población a abrir su corazón, pues sabe que por cada migrante que avanza hacia los Estados Unidos, sin agua, sin comida ni acceso a un teléfono, puede haber una madre que lleva semanas sin saber si su hijo está bien, si sigue vivo o si está, como más de 100 mil personas, desaparecido.














Noticias Similares

Ver Más+


Más de DD. HH.

Ver Más+