Buscar
18 de Abril del 2024

Salud

Uno de cada 36 infantes es autista

Por: Edith González Zamarripa
Torreón
02-04-2024

Este año Diana se enteró que su hijo Dominick, de 8 años, es autista. El diagnóstico no fue sencillo. Ella veía que Dominick no podía relacionarse con sus pares de la misma manera que el resto; tenía dificultad para hacer amigos y memorizar sus nombres; era sensible a ciertos sonidos, tenía impulsividad y diferencias con sus figuras de autoridad, entre otras cosas.

Estas conductas fueron más evidentes tras el regreso a las aulas, después de la pandemia lo que ocasionó problemas en su entorno escolar. "No puedo con él, que vengan sus papás", "Que se vaya una semana antes de vacaciones", "No tienes apoyo en casa", fueron las frases que constantemente escucharon Diana y Dominick de las y los docentes.

"Es donde la escuela nos empieza a decir que el niño tiene un problema, no me decían: tu hijo tiene esto. Pero sí me decían: tienes que resolverlo. Tenía que ir a terapia, Dominick ya iba a terapia en ese tiempo y luego me dicen: no, sabes qué, tienes que llevarlo ahora con un neuropediatra". 

Diana lo llevó con la especialista y el diagnóstico fue Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad, por lo que recomendó medicación. Sin embargo, fue una plática con una mamá de un niño autista para el podcast que inició, la que prendió focos rojos e hizo que buscara una segunda opinión.

"Conozco a Martha Pamplona y Martha me empieza a contar su historia de su hijo autista y me empieza a explicar que quien me puede diagnosticar a mi hijo con déficit de atención, con autismo y con cualquier neurodivergencia, es una neuropsicóloga, un neuropsicólogo o un paidopsiquiatra".

Conocer el diagnóstico correcto para ella fue un alivio, por una parte, pues puso nombre a las conductas y acciones de su hijo, además de iniciar el tratamiento correcto. Pero por otro lado es enfrentar los nuevos retos que las familias presentan, ante la falta de espacios de salud pública para tratar el autismo, además de encontrar una escuela en donde pudiera recibir educación acorde a sus necesidades.

"A lo mejor es una condición que no se ve, pero sí se vive, yo no la puedo comprender porque no la tengo, yo puedo tratar de encaminar a mi hijo y hacerlo encajar en su sociedad, no puedo cambiar el mundo nada más porque mi hijo está dentro de ese espectro, pero si puedo hacer que mi hijo pueda, un poco, entender a esa sociedad".

La Organización Mundial de la Salud define los trastornos del espectro autista (TEA) como un grupo de afecciones diversas que se caracterizan por algún grado de dificultad en la interacción social y la comunicación. Dependiendo de las características se diagnostica como nivel 1, 2 y 3.

La estadística es alarmante. En 2020 el Centro de Control de Enfermedades dio a conocer que hay un infante con autismo por cada 36, cuando hace 8 años era 1 de cada 100. En Torreón, el Centro de Investigación y Atención al Autismo diagnostica cinco nuevos casos cada semana.

Es por que el 2 de abril Día Mundial del Autismo, nos invita a profundizar en la información, comprensión y aceptación de las neuro divergencias para derribar barreras que obstaculicen su desarrollo pleno en la sociedad.





Noticias Similares



Noticias Destacadas



Más de Meganoticias