REGRESAR
CDMX / DD. HH.

Protestan por impunidad a un año de tragedia en Beirut

Protestan por impunidad a un año de tragedia en Beirut


Miles de personas marcharon hacia el parlamento exigiendo que se levante la inmunidad a los investigados por la trágica explosión de Beirut que dejó al menos 214 muertos y 6,500 heridos. 


Aquel 4 de agosto de 2020 explotaron 2,750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban seis años almacenadas en el puerto de la capital del Líbano sin las medidas de seguridad adecuadas. El lugar quedó como zona de guerra. 



Esta sustancia es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.


Los habitantes viven con dolor y enojo, debido a que nadie ha sido castigado por estos hechos. Ya se abrió una investigación local, pero todavía no ha conducido a ningún arresto importante ni tampoco ha apuntado hacia ningún eventual culpable, en tanto los políticos han sido acusados de obstruir la justicia, aduciendo la baza de la inmunidad parlamentaria.


La jornada de duelo y de conmemoración se vio empañada por la violencia, y los enfrentamientos entre policías y manifestantes, hubo decenas de heridos en la zona del Parlamento, según la Cruz Roja libanesa.

En las calles aledañas, se observan varios edificios visiblemente dañados por la explosión, con banderas libanesas y pancartas. "Rehenes de un Estado asesino", se lee. 

Al grito de "¡Revolución, revolución!" y "Abajo el régimen de los bandidos", transcurrió la marcha, además de que a las 18:07, hora exacta del incidente, se leyeron los nombres de las víctimas.

Luego se ofició una misa en su honor, tras guardar un minuto de silencio en el puerto. 

Esta fue una de las mayores explosiones no nucleares de la historia, que destruyó barrios enteros de la capital libanesa. Trabajadores portuarios quedaron sepultados bajo silos de grano destruidos, mientras los bomberos que combatían un incendio ocurrido antes de la explosión fallecieron pulverizados.

Transeúntes murieron aplastados y personas que resultaron laceradas con los trozos de vidrio disparados por el impacto murieron desangradas en sus casas. 


Las autoridades decretaron un día de luto oficial pero ningún responsable participó en la conmemoración, organizada sobre todo por los familiares de las víctimas, grupos de activistas, organizaciones de la sociedad civil y partidos de la oposición.

En el barrio de Karantina, cerca del puerto, los familiares de diez bomberos que murieron en la explosión se dieron cita en la estación de bomberos. Varias mujeres vestidas de negro llevaban consigo las fotos de sus familiares fallecidos, y otras portaban flores blancas. 

Amnistía Internacional acusó a las autoridades libanesas de una "vergonzosa" obstrucción de la justicia y Human Rights Watch dijo que había cometido "negligencia criminal".

El caos en Líbano comenzó antes de la explosión, con un país en bancarrota que bloqueó los ahorros de la población en los bancos mientras la moneda local se hundió en el mercado negro.

El país sufre escasez de medicamentos, combustible y agua potable, unas dificultades que agravan el trauma nacional por la explosión y golpean a su sector de salud, sacudido por una nueva ola de contagios de covid-19.


NOTICIAS RELACIONADAS


NOTICIAS DESTACADAS DE HOY







Programas

LO MÁS LEÍDO

Configura tu ciudad para ver
NOTICIAS RELEVANTES PARA TI

Al seleccionar la ciudad, aceptas que este sitio web puede utilizar cookies para mejorar tu experiencia.