Buscar
17 de Julio del 2024
Movilidad

Conducción Preventiva en Época de Lluvias: Recomendaciones Esenciales

Conducción Preventiva en Época de Lluvias: Recomendaciones Esenciales

Según la Comisión Nacional de Seguridad se estima que el 9% de los accidentes en carreteras son causados por agentes naturales como la lluvia.



Con las recientes lluvias e inundaciones en el país, numerosos conductores se han visto en situaciones peligrosas debido a la falta de conocimiento sobre cómo manejar correctamente en condiciones de lluvia; ante los desafíos planteados por las intensas precipitaciones, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha publicado una serie de recomendaciones para asegurar una conducción segura y prevenir daños tanto a los vehículos como a sus ocupantes. Algunos de estos consejos son los siguientes:


  • Frena con cuidado .- En condiciones de humedad, los frenos no funcionan tan rápidamente como en condiciones secas. Anticípate lo máximo posible a lo que puedas encontrar en la carretera y reduce la velocidad levantando el pie del acelerador en lugar de frenar. Evita usar los frenos a menos que sea absolutamente necesario. Frenar bruscamente en una carretera mojada puede hacer que el coche derrape; lo más seguro es disminuir la velocidad gradualmente hasta detener el vehículo por completo.


  • Evita que tus cristales se empañen.- Los cristales del coche se enturbian con las gotas de lluvia y se vuelven casi opacos al empañarse. Para solucionar esto, enciende la calefacción para reducir el nivel de humedad dentro del vehículo. Dirige el aire caliente hacia los cristales para desempañarlos más rápido; Si tu coche no tiene aire acondicionado, abrir una ventana ayudará a equilibrar la temperatura interior con la del exterior y evitará que los cristales se empañen.



  • Aumenta la distancia de seguridad .- Se recomienda mantener una distancia suficiente entre vehículos para poder frenar sin colisionar con el auto delante. Esta distancia debe ser de al menos 10 metros y aumentarse conforme a la velocidad a la que se circule. Así, tendrás espacio para un frenado de emergencia en caso de ser necesario.


  • Enciende las luces.- Si te encuentras en medio de un aguacero, las luces intermitentes son esenciales para que otros conductores te vean. La visibilidad disminuye considerablemente cuando conduces bajo la lluvia, incluso si tus limpiaparabrisas funcionan perfectamente. Utiliza las luces para ver y ser visto claramente, y presta el doble de atención a tu entorno en la carretera.

  • Efecto Aquaplaning.- Este ocurre cuando el vehículo atraviesa un charco tan grande que las llantas no pueden evacuar toda el agua, lo que hace que pierdan contacto con el camino y el coche pierda adherencia, deslizándose sin control. Para superar simplemente levanta el pie del acelerador y mantén la dirección firme hasta que notes que el vehículo empieza a desacelerar por sí solo. Una vez recuperada la adherencia, vuelve a acelerar con precaución.



En ocasiones nos tenemos que enfrentar con inundaciones incluso cuando la lluvia ya ha cesado o está por hacerlo; aunque se recomienda evitar cruzar estos charcos, es inevitable tener que hacerlo porque no hay otra ruta para llegar a nuestros destinos, si no hay de otra y debes pasar por un charco, sigue las siguientes recomendaciones.


  • Apaga las luces, ya que el agua puede entrar en los faros y causar un cortocircuito.
  • Cuando el auto es automático, es recomendable cruzar el charco en primera velocidad. Si el auto es estándar, acelera de manera constante y suave, sin soltar el embrague.
  • Si el auto está siendo arrastrado por la corriente, desabrocha el cinturón de seguridad para poder salir.
  • Si al intentar abrir la puerta sientes presión exterior, espera a que se equilibre con la del interior antes de intentarlo de nuevo. En caso de emergencia, sal por la ventana (rómpela si es necesario).
  • Si el nivel del agua en la calle sube más de 30 centímetros, apaga el motor inmediatamente. Lo mismo si el agua entra al tubo de escape, ya que podría dañar el motor.



En caso de que el vehículo se hubiera inundado, se necesita llamar al seguro para que la compañía pueda hacer el recuento de los daños, y de esta forma comparará si el costo de la reparación es mayor al valor actual del vehículo, en caso de ser positivo, se considerará como pérdida total.

En la actualidad, los vehículos cuentan con una mayor cantidad de componentes eléctricos, lo que incrementa el costo de las reparaciones. Esto puede resultar en que un automóvil sea declarado pérdida total, incluso si el agua no ha llegado al motor. Por lo tanto, es crucial tomar precauciones adicionales para proteger tanto la integridad del vehículo como la estabilidad económica.






Noticias Similares



Noticias Destacadas



Más de Meganoticias