Buscar
21 de Febrero del 2024
Salud

Ganadores del nobel de salud destacan técnicas en vacunas anticovid

Ganadores del nobel de salud destacan técnicas en vacunas anticovid

Los premios nobel de Medicina Katalín Karikó y Drew Weissman destacaron hoy el gran potencial de la técnica de ARN mensajero, en la que se basan las vacunas contra las covid-19, y con la que ya se realizan unos 250 ensayos clínicos para tratar o intentar prevenir las más diversas enfermedades.

La bioquímica húngara y el inmunólogo estadounidense dieron hoy su primera rueda de prensa en Estocolmo, donde el próximo domingo recogerán el galardón por unas investigaciones que sirvieron de base para las vacunas que han permitido salvar millones de vidas durante la pandemia.

Weissman consideró "fantástico" que sus estudios sobre el ARN mensajero fueran finalmente reconocidos, pues tienen un gran potencial. 

Las investigaciones en este campo "están creciendo y se pueden ver más de 250 ensayos clínicos en curso con ARN mensajero", señaló Karikó, quien preciso que muchos son para vacunas virales profiláctias, en el caso del VIH, pero también para enfermedades causadas por bacterias como la Lyme, que transmiten garrapatas infectadas.

De igual manera se investiga con esta técnica en vacunas contra el cáncer y "ahora se puede ver el avance en ese campo", así como para enfermedades genéticas, entre las que citó la amiloidosis.

Otras enfermedades sobre las que se investiga son las alergias, para poder tratarlas, como la de los ácaros o los cacahuetes, indicó la científica.

En todo caso, "no tengo una bola de cristal, y aunque la tuviera" no sabría decir cuánto tiempo tardarán esas investigaciones y ensayos en dar frutos, declaró Karikó.

Las vacunas basadas en ARN-mensajero contra la covid-19 se desarrollaron con rapidez, pero en aquel caso todas las investigaciones se dirigieron contra un solo objetivo, la proteína S del coronavirus.

Sin embargo, conseguir una vacuna contra el cáncer "es mucho más difícil", primero hay que averiguar cuál es la mutación causante y "entrenar al sistema inmunitario para que la reconozca selectivamente, lo que supone un reto mucho mayor".

Aunque las vacunas basadas en ARN mensajero han salvado millones de vidas, aún son muchas las personas que no acaban de fiarse de ellas o son directamente antivacunas.

"La gente tiene miedo de las cosas nuevas", afirmó Karikó. Así recordó que cuando se descubrieron los rayos X había quien temía que cuando alguien usaba los binoculares en el teatro pudiera estar viendo a la gente desnuda con aquellos rayos nuevos.

Al final "hubo personas que empezaron a vender ropa interior anti rayos X", dijo la bioquímica húngara y agregó que siempre hay alguien que saca dinero con esos miedos.

Abordar el miedo es "una cosa increíblemente importante que todos los científicos deben hacer", porque mucha gente "tiene miedo de la ciencia en general, especialmente en estos últimos años", añadió Weissman.

Karikó es conocida por sus logros en la investigación del ARN-mensajero, pero también por su historia de resiliencia frente a los reveses.

Durante la mayor parte de su vida sufrió falta de financiación para llevar a acabo sus investigaciones, incluso llegó a ser degradada de su cargo y despedida en varias ocasiones por no lograr fondos y por el poco interés que despertaba su trabajo sobre el ARN mensajero. 

La científica comentó que el suyo no ha sido el único caso de investigadores que sufrieron la incomprensión de sus compañeros y luego lograron los más altos reconocimientos y aseguró que si no hubiera sido por aquellos momentos que vivió, "hoy no estaría aquí".

Fue en su época de instituto cuando aprendió a "gestionar el estrés" y a centrarse "en lo que realmente puedes hacer", así cuando la despedían "no pasaba mucho tiempo" autocompadeciéndose. Centrarse solo en lo que podía hacer es lo que le permitió "seguir avanzando y superar los malos momentos".

Los laureados también fueron preguntados por la publicación ayer del informa Pisa y la forma de atraer a más niños a las disciplinas científicas.

Para Weissman es importante empezar cuando son todavía muy pequeños, ya desde primaria, porque de otra forma "se puede perder el tren". Son edades a las que hay que explicar la ciencia de forma "breve y estimulante", no se puede coger a un grupo y contarles "durante horas cosas que aún no entienden del todo".

Karikó defendió la necesidad de "preservar" la curiosidad de los niños, que además tienen que comprender que "con el trabajo duro se pueden lograr cosas y que la verdadera felicidad no es una fotografía o algo que estés publicando" en las redes sociales.

La nobel sabe que no a todos los niños les atrae la ciencia, pero "si les gusta resolver problemas, entonces tenemos que fomentar esta línea, porque ademas ser investigador es muy emocionante". EFE





Noticias Similares



Noticias Destacadas



Más de Meganoticias