< REGRESAR

Las pecas pueden representar daño en la piel

Por: Arlette Palacios
26- 07- 2018




Las pecas o efélides son pequeñas áreas de la piel donde las células del pigmento conocidas como melanocitos tienen una mayor actividad, y aunque en general no representan un riesgo para la salud, pueden ser signo importante de daños en la dermis por asolearse.

Habitualmente las pecas se forman en zonas del cuerpo expuestas al sol, como resultado de una reacción de defensa de la piel ante la luz ultravioleta. Pueden aparecer en mayor o menor cantidad en mejillas, nariz, espalda, brazos o cualquier otra parte del cuerpo.

"La exposición solar provoca que los melanocitos empiecen a trabajar, por ello las pecas se acentúan con la exposición a la luz ultravioleta; además de que hay algunas pecas que pueden aparecer y desaparecer conforme nos asoleamos", explicó Jatziri Chávez, directora de Centro Dermatológico de Alta Especialidad CeDAE.

Las pecas deben su existencia principalmente a tres factores: la exposición al sol, la genética y el color de la piel. Si en la familia hay antecedentes de pecas, el paciente va estar cargado de este factor genético y presentará predisposición a las efélides, señaló.

Mientras que el color de la piel es otro elemento que debe considerarse, pues la aparición de pecas es mucho más frecuente en pacientes pelirrojos y rubios.

Por lo regular las pecas aparecen durante la infancia y la adolescencia, y aunque en general su presencia no representa un riesgo, simplemente es un marcador importante de daños.

"Entre más pecas tenga el paciente, más se ha expuesto al sol y la exposición a los rayos ultravioleta (UV) supone un factor de riesgo importante para el cáncer de piel", advirtió la dermatóloga.

Una forma de prevenirlas es el uso de protector solar con un factor de protección 30 o más alto, aplicándolo cada cuatro horas cuando se está en interiores y en exteriores cada hora o 45 minutos; usar gorra, sombrero y ropa que proteja de los rayos solares.

En algunas ocasiones las pecas pueden confundirse con lesiones en la piel llamadas lentigos malignos, los cuales son manchas grandes de color café oscuro o negro que deben ser atendidos por un especialista.




Noticias Relacionadas