< REGRESAR

Murió el bebé de yihadista británica

Por: Arlette Palacios
09- 03- 2019




La muerte de un bebé recién nacido por neumonía en un campamento sirio ha generado una serie de críticas contra el secretario del  Interior de Reino Unido, Sajid Javid, quien revocó la ciudadanía británica a la madre del menor y le impidió retornar al país.

El  diputado conservador y exministro de Justicia, Phillip Lee, llamó al gobierno británico a "reflexionar" sobre su "responsabilidad moral" por la tragedia de la joven Shamima Begum, quien huyó a Siria para incorporarse el grupo yihadista Estado Islámico (EI), y cuyo bebé Jarrah falleció esta semana.

Lee dijo que a pesar de los "puntos de vista abominables" de Begum, la decisión de quitarle la ciudadanía y negarle la posibilidad de regresar a Reino Unido parece "impulsada por el populismo y no por ningún principio que reconozca".

Un portavoz del gobierno del Reino Unido dijo que la muerte de cualquier niño es "trágica", luego que amigos de la familia de Begum señalaron que Londres no había salvaguardado al bebé, mientras que sectores laboristas indicaron que la muerte de Jarrah fue el resultado de una decisión "cruel e inhumana". 

En 2015, Begum dejó Londres para unirse al EI cuando tenía 15 años de edad, y después formó pareja con un combatiente holandés de la organización yihadista, con quien tuvo antes dos hijos que fallecieron.

A mediados de febrero pasado, Begum fue encontrada por periodistas en un campo de refugiados sirios, cuando tenía nueve meses de embarazo, y aseveró que no se arrepentía de haberse unido al EI, pero dijo que deseaba que su hijo naciera en el Reino Unido, ante lo cual el ministro Javid le revocó la ciudadanía.

Periodistas de medios occidentales calificaron las condiciones del campamento como "espantosas", con escasez de alimentos, mantas y tiendas de campaña, y sin estufas para mantener el calor en la noche, cuando las temperaturas caen a 3.0 y 4.0 grados centígrados.

David Miliband, exsecretario de Relaciones Exteriores y presidente del Comité Internacional de Rescate, dijo que el campamento estuvo en emergencia cuando 12 mil personas "traumatizadas y desnutridas" huyeron del EI, y que en tres meses, más de 100 personas murieron allí o en el camino, dos tercios de ellas menores de cinco años.

El bebé de Begum es el "verdadero inocente" en esta situación, indicaron los familiares de la mujer, quienes agregaron que como Jarrah nació antes de que despojaran a Shamima de su ciudadanía, debía ser considerado británico.

La portavoz de Interior del Partido Laborista, Diane Abbott, también criticó las acciones del Ministerio del Interior.

"Es contra la ley internacional hacer que alguien sea apátrida, y ahora un niño inocente ha muerto como resultado de que una mujer británica ha sido despojada de su ciudadanía. Esto es insensible e inhumano", escribió en Twitter.

Kirsty McNeill, jefe de políticas, promoción y campañas en la organización benéfica Save the Children, dijo que "todos los niños asociados con el Estado Islámico son víctimas del conflicto y deben ser tratados como tales".




Lo más leído