REGRESAR
Guadalajara / Ecología

Tala ilegal: crimen organizado silencioso que avanza en Jalisco

Por: José Carlos Rodríguez Toral
20-08-2020


Los árboles más grandes de Jalisco se encuentran en la Sierra Occidental, en municipios como Talpa, Mascota o San Sebastián del Oeste.

En un mapa del Plan Estatal de Manejo del Fuego, se representa con colores rojo oscuro y morado las zonas con los árboles más altos, y sobresale la región de la Sierra Occidental de Jalisco, con ejemplares de más de 26 metros de altura.


Pero la riqueza natural de la zona está siendo afectada por la deforestación, debido a incendios o problemas como el cambio de uso de suelo para la siembra, el ganado, la minería o la urbanización. Sin embargo, una de las principales causas de deforestación es la tala ilegal, según un diagnóstico de la propia Comisión Nacional Forestal.

Aunque hay pocos datos oficiales sobre la cantidad de bosque que se ha perdido, está reconocido el grave daño que causa la tala ilegal y que el crimen organizado está detrás, advierte el académico de la Universidad de Guadalajara y experto en manejo forestal, Antonio Mora.

"Todos sabemos que está involucrado ya el crimen organizado, y de eso no hay estadísticas, mucha información no está porque esa no se reporta; he escuchado de algunos productores forestales que sí se quejan de que se meten a su predio y se llevan la madera que ellos quieren, y como son del crimen organizado, nadie les hace nada, denuncian pero las denuncias no pasan de ahí y sí se ha visto muy afectada la actividad productiva por esa tala o esos aprovechamientos ilegales", advierte el académico.

La tala ilegal no sólo degrada el bosque, también influye en los conflictos sociales y pone obstáculos a los proyectos forestales sustentables.

"Para expedir ese permiso de aprovechamiento yo tengo que contratar a un técnico forestal que me haga el programa de manejo forestal, de lo que tienes en el bosque, cuánto tienes, cuánto puedes cortar, cuánto vas a dejar, si a lo mejor se tiene que hacer una reforestación, etcétera, o sea, obviamente la gente que se dedica a lo de la tala ilegal, ellos no necesitan nada de eso, y eso a la larga sí va en detrimento del manejo sustentable de los recursos forestales de todo el estado", señala Antonio Mora.

La reducción al presupuesto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) también impacta porque hay menos apoyos para producir madera de forma legal, y hay nulas inspecciones hacia quienes violan la ley.

"Obviamente aquí debe haber los inspectores, la vigilancia, que en este caso sería PROFEPA principalmente pero ya ahorita, con todos estos recortes presupuestales, brilla por su ausencia, y a parte, como están metidos los grupos delincuenciales, debe haber mucha corrupción impresionante", considera el experto en aprovechamiento forestal.

A diferencia de la tala ilegal, quienes operan en regla hacen reforestaciones para recuperar el bosque, y como una medida para impactar menos al ecosistema, cortan principalmente los árboles que ya están secos o que fueron afectados por alguna plaga, explica el trabajador de un aserradero de la Sierra Occidental.

"Allá en el cerro nada más se marca todo el palo que está emplagado, todo el palo es el que se marca y se siembran muchísimos árboles cada año; este aserradero tiene como cincuenta años o más", comenta el trabajador.

Para tener más detalles sobre la tala clandestina en la Sierra Occidental, Meganoticias solicitó entrevistas con funcionarios de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Junta Intermunicipal de la Región y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, pero nadie aceptó. Es un tema oculto, aunque esporádicamente aparece en mensajes políticos.

Por ejemplo, el pasado 27 de julio, el gobernador Enrique Alfaro informó en redes sociales de una reunión entre los tres niveles de gobierno en torno a la tala clandestina.


No dio detalles sobre el problema o la cantidad de hectáreas de bosque perdidas, pero sí reconoció que hay grupos criminales y aseguró que "se les acabó el veinte".

Sin embargo, la tala ilegal sí es reconocida en múltiples estudios oficiales sobre la situación de los bosques en Jalisco. Por ejemplo, el Modelo de Ordenamiento Ecológico Territorial de Jalisco reconoce que el 16 por ciento de todos los bosques de Jalisco, cerca del millón y medio de hectáreas, presentan degradación a causa de aprovechamientos ilegales, entre otras razones. Esto pone a Jalisco en el sexto lugar nacional en superficie degradada.

La tala y el comercio ilegal de madera es tan grave a nivel nacional que es uno de los 12 temas a discutir durante las consultas para el Replanteamiento del Sector Forestal que arrancó la Semarnat en mayo, y donde reconoce que es una actividad penetrada por el crimen organizado que va en aumento y se presenta con gravedad en Oaxaca, Chihuahua, Chiapas, el Estado de México, Puebla, Michoacán y Jalisco.

A pesar de las afectaciones ambientales y económicas que genera la tala ilegal, Jalisco sigue destacando por su producción de madera. Según el último Anuario Estadístico Forestal que ha publicado el Gobierno Federal, en 2017 Jalisco generó más de 266 millones de pesos en madera, principalmente de pino y encino. Jalisco cuenta actualmente con mil 870 autorizaciones vigentes, la mayoría en el Sur y la Sierra Occidental, con más de 389 mil hectáreas de bosque maderable.

Jalisco es el cuarto lugar nacional en volumen de aprovechamiento forestal, con casi el 7 por ciento de todo el país, sólo detrás de Chihuahua, Durango y Oaxaca.





NOTICIAS RELACIONADAS




NOTICIAS DESTACADAS DE HOY






Programas





LO MÁS LEÍDO

Configura tu ciudad para ver
NOTICIAS RELEVANTES PARA TI

Al seleccionar la ciudad, aceptas que este sitio web puede utilizar cookies para mejorar tu experiencia.